80.506 euros por dispensar sin receta con agravante de riesgos continuados

09 de Octubre del 2017 | 318 lecturas


El Tribunal Superior de Justicia de Madrid confirma la multa impuesta por Sanidad a una farmacia que a lo largo de un año vendió 64 envases de "Strattera" 80 gramos sin prescripción.

La Sala Contenciosa del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha desestimado el recurso presentado por una farmacéutica contra las sanciones impuestas por la Comunidad de Madrid relacionadas con la venta sin receta de atomoxetina, bajo el nombre de Strattera, de 80 gramos. La multa es de 80.506 euros, que resultan de la suma de los siete delitos cometidos, todos ellos relacionados con esa venta sin receta.

La farmacéutica reconoció que dispensó 64 envases de Strattera de 80 gramos, entre el 1 de julio de 2013 y el 31 de julio de 2014. Sin embargo, sostiene en su recurso que la sanción impuesta por esa infracción es excesiva. Discute la decisión de la Administración de considerar el agravante de "la permanencia de los riesgos" para elevar la multa. Pide al TSJ de Madrid que la sanción de dispensar medicamentos sin receta, que recoge la Ley 29/2006, de 26 de julio, sea gravada con 30.001 euros; es decir, con la cifra inferior del rango de infracciones graves que prevé la ley. La Administración le impuso por este delito una sanción de 38.000 euros "atendiendo a la permanencia en el tiempo de la actividad desarrollada y al riesgo que puede suponer dicha práctica para determinados pacientes". En definitiva, aplicó el criterio de agravación de "la permanencia de los riesgos".

La defensa judicial que hace la recurrente se resume en que considera que el agravante "se trata de un elemento implícitamente incluido en el tipo infractor". Pero la sentencia del TSJ de Madrid rechaza el razonamiento de la recurrente con la siguiente explicación: "El tipo infractor contempla como infracción la dispensación sin receta y asigna a tal conducta un nivel de gravedad que deriva, entre otras cosas, de la creación de un riesgo [...] sin embargo, esta operación de tipificación/calificación valora el riesgo tan sólo desde la perspectiva de su concurrencia, es decir, sin entrar a conocer las características del peligro generado, que es precisamente de lo que se ocupa la graduación de la sanción al distinguir entre riesgo transitorio y permanente".

Riesgo permanente

La sentencia insiste en este tema y recuerda que "el riesgo para la salud es un criterio cuya concurrencia permite calificar la conducta infractora como grave, pero una vez calificada la infracción el legislador ha fijado la posibilidad de agravar la sanción en función de cómo haya sido ese riesgo [...] aquí el riesgo es Permanente por cuanto la situación de peligro se ha extendido durante todo un año, que es el tiempo en el que se verifica mes a mes la dispensación sin receta, todas ellas, según la farmacéutica interesada, a una misma persona y sin que se llegue a conocer el destino y uso final de los fármacos". La farmacéutica también recurrió que se aplicara una ley autonómica en lugar de la ley del Medicamento, porque entendía que le resultaba más beneficiosa. Algo que también desestimó el tribunal, que ha terminando confirmando la sanción de 80.506 euros.

Fuente: http://www.correofarmaceutico.com

Periódico


XHTML 1.0 - www.cofalmeria.com (2008) | Aviso legal | Webmaster