Las terapias naturales se ganan su espacio en la farmacia

17 de Enero del 2018 | 395 lecturas


La sociedad está cambiando, y la manera en la que quiere tratar sus enfermedades también. La búsqueda de remedios más naturales, más respetuosos con el organismo y sin efectos secundarios significativos ha provocado el auge de la homeopatía y la fitoterapia.

La oficina de farmacia es el establecimiento sanitario en el que se lleva a cabo la adquisición, custodia, conservación y dispensación de los medicamentos y productos sanitarios, por tanto, los medicamentos homeopáticos como el resto de medicamentos, también son de venta exclusiva en farmacias. El farmacéutico es, por definición, el profesional sanitario, técnico de todos los medicamentos, incluidos los homeopáticos. Es el responsable de la fabricación, distribución, custodia y dispensación de los medicamentos homeopáticos.

Debe aconsejar sobre el uso adecuado de los medicamentos, su administración y posología así como la forma adecuada de mantenerlos. Igual que con el resto de los medicamentos, el farmacéutico desarrollará el seguimiento farmacoterapéutico del paciente para que cumpla el tratamiento completo prescrito por el médico. Cuando el médico lo prescribe, el farmacéutico es también el responsable de la elaboración de las fórmulas magistrales homeopáticas.

Historia

El concepto de homeopatía fue desarrollado por Samuel Christian Hahnemann en 1808, médico y químico alemán. El término homeopatía proviene del griego hómeos (similar) y páthos (enfermedad). La definición aceptada en la actualidad sería "técnica terapéutica basada en una observación clínica completa y rigurosa que conduce a la prescripción de medicamentos homeopáticos, cuyas indicaciones proceden de una farmacología fundamentada por una constatación experimental que es la similitud". Es por ello que se considera que fue el primer sistema médico que trató de evidenciar de forma sistemática los efectos de cada sustancia en el organismo (según el Libro Blanco de la Homeopatía 2013).

El fenómeno de similitud se observa en numerosos ámbitos, incluido en ciertos medicamentos convencionales. Se basa en el hecho de que una misma sustancia puede tener efectos diferentes u opuestos según la dosis empleada y la sensibilidad del sujeto. Este hecho fue descrito por Hipócrates, reformulado por Paracelso y comprobado por Hipócrates dando así origen a uno de los principios de la homeopatía.

El medicamento homeopático se caracteriza por su método de fabricación, que incluye dos etapas esenciales que le confieren su actividad: la dilución de la sustancia original y la agitación en serie. El resultado son medicamentos con muy baja o nula toxicidad, y efectos terapéuticos que se producen estimulando los propios recursos del organismo, que de esta manera se fortalece.

En la actualidad, el medicamento homeopático es prescrito no sólo por médicos especialistas en homeopatía sino también por médicos de atención primaria, pediatras, etc. Se estima que en el mundo existen unos 300.000 médicos especializados en esta terapéutica y que unos 400 millones de pacientes la han utilizado. La homeopatía es un método terapéutico cada vez más asentado en la realidad sanitaria de nuestro país. Cabe resaltar que en España, son muchos los profesionales que integran la homeopatía junto a las terapéuticas convencionales.

Por otra parte, es importante destacar que estos medicamentos se encuentran comercializados desde hace ya más de 30 años, siendo mínima la notificación de reacciones adversas.

Fuente: http://www.imfarmacias.es

Periódico


XHTML 1.0 - www.cofalmeria.com (2008) | Aviso legal | Webmaster