Los farmacéuticos ya tienen nuevo Código de Deontología

12 de Marzo del 2018 | 127 lecturas


Tras dos años de trabajo, la Asamblea General de Colegios aprueba el Código de Deontología de la Profesión Farmacéutica. De obligado cumplimiento, está adaptado a las realidades sociales y sanitarias del momento en el que vivimos.

Supone "un ejercicio de buen gobierno y transparencia, en el marco de la Responsabilidad Social de la profesión farmacéutica". Son palabras sobre el Código de Deontología de la Profesión Farmacéutica de Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, este miércoles, tras la Asamblea General de Colegios que lo aprobó.

Aguilar ofreció una rueda de prensa para presentar el contenido del mismo, junto a Rosa López-Torres, Luis Amaro, Juan Ramón Santana, Xavier Prat y Dolores Rodríguez; miembros del Grupo de Trabajo de Ética que han participado en la elaboración del documento. Su objetivo es complementar la normativa legal para garantizar la calidad en la atención y el mantenimiento de los principios éticos profesionales que la sociedad demanda a la profesión farmacéutica. Se comenzó a trabajar en él hace casi dos años, en abril de 2016. "Es un código adaptado a las realidades sociales y sanitarias del momento en el que vivimos", celebró el presidente del Consejo General. Añadió que es para toda la profesión farmacéutica, independientemente del lugar donde se trabaje.

Consta de 14 capítulos y 54 artículos. Aguilar destacó la importancia de que sea un Código "de obligado cumplimiento para todos los farmacéuticos". Resumió que aborda la calidad de los servicios profesionales y que se introducen puntos en el uso de las nuevas tecnologías, para asegurar que toda la información esté ajustada a la legalidad vigente y para evitar que se lancen mensajes que puedan despertar alarmas sociales. Señaló que "otro aspecto importante es la práctica colaborativa con otros profesionales sanitarios". Insistió igualmente en que el documento aborda también el secreto profesional y tiene un capítulo íntegro dedicado a los pacientes, donde se introduce la obligación de establecer una comunicación cercana que promueva la humanización en el trato con ellos. En cuanto a la objeción de conciencia, de acuerdo con sus palabras, queda plasmado el derecho del farmacéutico a la misma siempre que se garantice el derecho a la salud de los ciudadanos. Se articula un sistema en el que se podrá comunicar dicha objeción de conciencia. Aseveró que "es un gran documento necesario para la población".

En el turno de preguntas, Aguilar matizó que el Código entró en funcionamiento en el momento en el que se aprobó e hizo hincapié en que "es de obligado cumplimiento". Va a los conceptos, no a la particularidad. Cubre lo que es la profesión. Los COF pueden ir a más en las adaptaciones de sus códigos deontológicos, pero no a menos. Es una especie de normativa-marco. Ha pasado dos informes externos, uno de un despacho de abogados y otro de Competencia. Por último, manifestó que el proceso para elaborar el Código ha sido muy participativo. Su premisa es que fuera aprobado por unanimidad, que todos los miembros de la Asamblea se sintieran "cómodos" con él.

Fuente: http://www.imfarmacias.es/

Archivo adjunto en Formato Pdf
Periódico


XHTML 1.0 - www.cofalmeria.com (2008) | Aviso legal | Webmaster