Cómo prevenir ahogamientos en niños

08 de Agosto del 2018 | 59 lecturas


El 85% de las muertes por ahogamientos en niños podría evitarse con un adecuado vallado de las piscinas y con enseñarles a nadar lo más pronto posible. Así lo advierte la Sociedad Valenciana de Pediatría (SVP), que recuerda que estos accidentes aumentan en verano y que la ausencia de vallas en las piscinas incrementa el riesgo de 3 a 5 veces. Además, el mayor número de fallecimientos de este tipo se producen en los primeros seis meses de vida, tras el primer contacto con el agua. Para evitar estos accidentes, los pediatras aconsejan vigilar siempre a los menores durante el baño este verano, aprender reanimación cardiopulmonar y primeros auxilios y respetar las normas de seguridad, entre otras.

Las lesiones por sumersión son la segunda causa de muerte accidental en niños. “Cada año mueren en España entre 50 y 170 niños en estas circunstancias, sobre todo en los meses de verano”, advierte el doctor Vicent Modesto i Alapont, jefe clínico de la UCI Pediátrica del Hospital Universitario y Politécnico la Fe de Valencia y miembro de la SVP. En 2017 fallecieron ahogados en España 32 menores, la mayoría chicos y por falta de vigilancia, según datos de la Asociación Española de Técnicos en Socorrismo Acuático. Más de la mitad ocurrieron en piscinas y el 15% en la playa.

“Los menores de cinco años son los más susceptibles y sobre todo pasa porque están supervisados de forma inadecuada, pues coinciden con episodios no presenciados, lo que condiciona el mayor tiempo de sumersión y peor pronóstico”, afirma el doctor Modesto i Alapont. Según datos de la SVP, el 77% de los niños son perdidos de vista en sólo 5 minutos o menos antes de encontrarlos flotando o sumergidos en el agua. A partir de los 13 años los accidentes se vinculan a actividades de recreo y se asocian con lesiones traumáticas como las de médula espinal, o aneurismas carotideos disecantes traumáticos, entre otros. Además de la vigilancia, otros factores que pueden aumentar de forma significativa el riesgo de que los niños se ahoguen son “no saber nadar o sobrestimar la capacidad natatoria, afición a comportamientos de riesgo o alteraciones del comportamiento, así como enfermedades concomitantes como la epilepsia”, apunta el doctor Modesto i Alapont.

Cómo prevenir ahogamientos en niños

Para evitar accidentes durante los baños en playas y piscinas “es importante que los adultos a cargo de los niños no les pierdan de vista, que estén al alcance de su mano para poder evitar caídas, aunque apenas haya agua. Además, en la medida de lo posible deberán enseñarles a nadar cuanto antes para que aprendan habilidades de supervivencia en el agua”, aconseja el doctor Modesto i Alapont. Se deberán evitar los flotadores hinchables y procurar vallar de forma completa las piscinas, en caso de que sean privadas, y colocar señales de alarma. “Será preciso también evitar las carreras, las zambullidas, bañarse en zonas no vigiladas, y no tirarse de cabeza, entre otras. Por otro lado, deberán cumplirse las indicaciones de bandera roja en playas, así como otras normas de seguridad que contemplen las instalaciones”, añade.

Además, es importante tener unos mínimos conocimientos de primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar (RCP). “El rescate y la aplicación inmediata de las maniobras de RCP mejoran el pronóstico de las víctimas de ahogamiento”, asegura este pediatra. Una vez sacado al niño del agua (si está inconsciente, hacer la RCP en el agua empeora el pronóstico en un factor de 3) y garantizada la seguridad de los reanimadores, tan pronto como sea posible se debe evaluar la necesidad de practicar RCP. “La prioridad es la ventilación por lo que se debe abrir la vía aérea y, si no respira, dar 5 insuflaciones de rescate. Si no responde a las ventilaciones de rescate, deben iniciarse las compresiones torácicas de masaje cardiaco externo”, comenta. Las maniobras posturales tipo Heimlich para extraer agua de los pulmones “son totalmente inefectivas y no deben retrasar la aplicación de las ventilaciones de rescate”, concluye. Además, si aparecen arritmias deben tratarse de forma adecuada.

Fuente: http://www.consejosdetufarmaceutico.com/

Periódico


XHTML 1.0 - www.cofalmeria.com (2008) | Aviso legal | Webmaster