¿Varices? Algunos consejos para enfrentarse al calor y los viajes

10 de Agosto del 2018 | 174 lecturas


Las consultas por la patología varicosa representan uno de los diez procesos más comunes y su intervención quirúrgica, que según los expertos no está contraindicada en los meses de verano, es de las más frecuentes en el mundo occidental. Aunque esta afección aparece con mayor frecuencia en los países nórdicos y centroeuropeos, lo cierto es que en nuestro país afecta a casi 3 millones de personas, con mayor incidencia en el sexo femenino debido a las modificaciones hormonales.

Las altas temperaturas influyen sobre los problemas circulatorios de índole venosa. El calor dilata las venas, y por lo tanto aumenta el volumen de sangre que éstas son capaces de retener. Al dificultarse la función de retorno venoso, pueden aparecer o empeorar todos los síntomas relacionados con la hipertensión venosa y las varices: el edema o hinchazón de las piernas, la pesadez, los calambres o el dolor.

“Los pacientes con patología venosa deben evitar exponerse al sol de forma prolongada o entrar en saunas o lugares similares; buscar la sombra de forma intencionada y evitar las horas más calurosas del día para realizar actividades. Si están en la playa, deben intentar cubrirse las piernas con pareos, pantalones o toallas, usar 02H65735protección solar y refrescarse de forma intermitente. La hidratación también es importante, y en este caso que nos ocupa, de forma especial, la hidratación tópica”, explica el doctor Agustín Arroyo, vocal de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV) y Jefe de Servicio del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, en Madrid.

Llevar calzado adecuado y ropa cómoda es otro de los consejos clave para el bienestar de estos pacientes, sobre todo en verano. “Tanto los tacones desmesurados como el calzado plano dificultan la acción de la almohadilla plantar en su función de favorecer el drenaje venoso del pie, por lo que un ligero tacón es más beneficioso. Por otro lado, la ropa ajustada es perjudicial si llega a comprimir alguna zona a modo de estrangulamiento. Lo que sí deben evitar en verano estos pacientes es la ropa que aumente la temperatura corporal en las piernas”, apunta el doctor Arroyo.

Consejos para viajar
El automóvil, el autobús y especialmente el avión, son medios de transporte en los que se ve muy mermada la capacidad de movimiento en general, pero específicamente de las piernas, lo que favorece el estancamiento venoso de las piernas. “Para los pacientes con patología venosa es muy recomendable en el caso del automóvil hacer paradas cada hora u hora y media para deambular durante 5-10 minutos. En el autobús y el avión no es posible, así que son aconsejables otras medidas como emplear medias de compresión y hacer ejercicios intermitentes con los pies (movimientos circulares y de punta-talón). Realmente, el medio de transporte menos perjudicial para pacientes con problemas venosos es el tren, ya que permite levantarse y dar paseos durante el trayecto”, explica.

La falta de movilidad general, la ausencia de juego muscular del tobillo y el hecho de mantener flexionadas las ingles y las rodillas, favorecen el estancamiento venoso en los miembros inferiores. “Esta situación empieza a ser más preocupante a partir de las 4-5 horas de viaje, cuando se favorece la hinchazón o edema de las piernas, y aumenta el riesgo de padecer fenómenos tromboembólicos venosos, especialmente si el paciente tenía otros factores de riesgo previos”. En contra de lo que se pueda pensar, este experto asegura que “practicar cualquier deporte de manera regular es muy beneficioso, y quizás el mejor de todos sea la natación. Pero otros como caminar, bailar, hacer gimnasia o montar en bicicleta de forma moderada, son muy recomendables. Lo especialmente importante es evitar situaciones en las que permanezcan de pie parados”.

En cuanto a la alimentación, “no existe una específica enfocada a la patología venosa, pero en general se recomiendan alimentos ricos en fibra para eludir el estreñimiento, y evitar el sobrepeso en cualquier época del año. En muchos casos está indicada la toma de fármacos venotónicos”, añade este experto.

Fuente: http://www.consejosdetufarmaceutico.com/

Periódico


XHTML 1.0 - www.cofalmeria.com (2008) | Aviso legal | Webmaster