La propia casa del paciente será el mayor hospital del mundo

14 de Septiembre del 2018 | 116 lecturas


Está cambiando el modelo de consumo sanitario. Los pacientes quieren que su sistema le atienda pronto y bien. La telemedicina puede ayudar a ello. Los dispositivos Wearables, que monitorizan la salud y las aplicaciones destinadas a salud cada vez están más presentes en nuestro día a día. De esto se habló en el encuentro del Instituto de Formación Cofares celebrado en Santander.

Las nuevas tecnologías en la atención domiciliaria fueron protagonistas de parte de las intervenciones del encuentro del Instituto de Formación Cofares, dedicado este año a la Atención domiciliaria: continuidad asistencial. En una mesa redonda moderada por José Luis Sanz, director general de Cofares, este jueves, se destacó que la propia casa del paciente será el mayor hospital del mundo en el futuro.

Javier Ferrero, director de Sistemas y Tecnologías de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, abordó el tema de la digitalización integrada. Afirmó que en su comunidad autónoma existe desde hace tiempo una estrategia de atención domiciliaria. Respecto a servicios digitales, el ciudadano puede acceder a su historia clínica desde un ordenador, con certificado digital. "Es importante que el ciudadano sea capaz de llegar a su información y de analizarla. Puede tener un chat virtual con el médico", dijo.

Por otro lado, la introducción de tecnologías móviles en salud permite democratizar el conocimiento. Se pone en la mano del paciente herramientas para que se informe y sea responsable de su salud. En Andalucía se lleva trabajando cinco años para establecer una estrategia de movilidad, con mSalud. Se está poniendo en marcha un modelo para los que los profesionales sanitarios puedan interactuar con los pacientes a través de aplicaciones móviles. mSSP es un ecosistema único de servicios móviles de salud. Unifica el acceso tanto a pacientes como profesionales. "Se pretende optimizar costes y dar el mejor servicio al ciudadano. Ya tenemos a más del 30% de la población de Andalucía que es usuaria de nuestras aplicaciones móviles", informó. Consideró especialmente relevante la e-prescripión. El paciente podrá conocer todo lo que tiene prescrito y calendarizarlo, entre otras prestaciones.

Sin duda, las nuevas tecnologías pueden estar al servicio de los cuidados. Manuel Vilches, director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), recordó que está cambiando la manera de entender el modelo sanitario. A partir de 2050, el 35% de la población tendrá más de 65 años. El 15%, más de 80. "A partir de determinada edad, tendremos entre dos y tres enfermedades crónicas. Esto hace que tengamos que cambiar el modelo centrado en el hospital, en lo agudo. Estamos cambiando a una medicina de precisión. Lo estamos cambiando hacia promocionar la salud, prevenir y tratar la enfermedad si llega. Tenemos que pasar de gestionar enfermos a gestionar pacientes sanos", subrayó. Como representante de la medicina privada, reconoció que ellos sí que hablan de clientes, "porque están pagando por recibir unos servicios". Con diferentes encuestas en a mano, explicó que los wearables, dispositivos de monitorización que se han puesto de moda, y las aplicaciones (Aapps) son los instrumentos más valorados. "La propia casa del paciente será el mayor hospital del mundo", aseveró.

La telemedicina ayudará a ello. De acuerdo con sus palabras, en EE UU, el 90% de los hospitales líderes está implementando telemedicina y el 50% de los líderes en salud dice que la telemedicina mejorará la atención sanitaria. No hay que olvidar que los pacientes quieren que su sistema le atienda pronto y bien. Desde IDIS han definido un modelo sencillo de información clínica del paciente para que éste pueda acceder a ella y la pueda gestionar. Todo esto entra en una plataforma segura y que el paciente puede controlar con el smartphone. El paciente es quien decide a quién da acceso.

Lucía Díez de la Lastra, Instituto de Formación Cofares (IFC), detalló con casos prácticos el funcionamiento de Checkthemeds, App para atención farmacéutica de continuidad. Ésta es una aplicación web para mejorar la calidad de la asistencia al profesional sanitario. Sus objetivos son mejorar la calidad de vida del paciente y su supervivencia. Entre otras cosas, detecta fármacos potencialmente inapropiados en mayores.

Hubo espacio en el encuentro para las aplicaciones de estimulación neurológica. Carlos Rodríguez, CEO de CogniFit España, explicó que muchas empresas se han dado cuenta del potencial que tiene el tratamiento de datos. En muchos sectores, empiezan a aparecer mercados que aún están por explorar. "Se sabe que más pronto que tarde el procesamiento de datos masivos, la prevención, dará lugar a un sistema sostenible que aún no se visualiza", sostuvo. Citó áreas como la monitorización neurona, la estimulación transcraneal o el entrenamiento neurocognitivo.

En una mesa redonda del miércoles, sobre la farmacia comunitaria y la atención domiciliaria y moderada por Yolanda Tellaeche, presidenta del Instituto de Formación Cofares; Vicente Baixaulí, vicepresidente de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC), indicó que hay diferentes niveles de dependencia. Cualquier profesional que haga estos servicios tiene que estar acreditado por el Ministerio. As u juicio, "la voluntad de estas personas [dependientes] es la de permanecer en su casa el mayor tiempo posible". Subrayó que, en algunos países, la indicación farmacéutica se hace en las farmacias. Y se deriva cuando es necesario. Con todo, hay una serie de prestaciones que la farmacia puede incluirlas dentro de la cartera de servicios. En la hospitalización a domicilio, es muy importante controlar la medicación. En su congreso, el pasado mes de mayo, SEFAC hizo una propuesta de atención farmacéutica domiciliaria. La farmacia debe subirse a la imparable ola de la atención farmacéutica.

Miguel Ángel Valero, director del Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT), trató el tema de la innovación e investigación para la persona dependiente. La primera misión es aumentar las capacidades de esa persona. "Muchas veces, la investigación o no es experimental o no es sistemática o no aporta nada nuevo. Se busca que esa innovación aporte algo nuevo y además que sea valioso", expresó. Alguien con una limitación en su autonomía personal quiere algo que ml ayude a recordar, a caminar, etcétera. Es decir, que hay un "impacto tras tecnológico", una mejora para la vida.

En el apartado de innovación para actividades diarias, les piden que sean destinadas a movilidad funcional, alimentación, vestido, higiene personal y aseo, control vesical y anal y actividad sexual. Hizo hincapié en que es muy importante prevenir y en que se está trabajando en la teleasistencia accesible. Carmen Mijimolle, vocal Nacional de Ortopedia del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos, repasó las diferentes ayudas técnicas que existen en la farmacia comunitaria y la calidad de vida que pueden conllevar. "El farmacéutico conoce muy bien a sus pacientes. Si no viene el paciente, viene su cuidador o la familia. Y podemos anticiparnos a sus necesidades. Podríamos tener que dar información de todo lo que hay en el mercado y de lo que podrían utilizar", especificó.

Muchas veces, los pacientes y sus familias no pueden mejorar su calidad de vida porque desconocen lo que hay en el mercado. Asier Zubillaga, CEO y cofundador de Farmadosis, manifestó que la intervención del farmacéutico en los servicios profesionales farmacéuticos mejora notablemente la adherencia a los medicamentos. Tenemos el problema del cambio social. Hay que comprenderlo y plantear posibles soluciones.

Fuente: http://www.imfarmacias.es

Periódico


XHTML 1.0 - www.cofalmeria.com (2008) | Aviso legal | Webmaster