Envejecimiento y empresas

09 de Octubre del 2018 | 73 lecturas


El modelo de empresa saludable aporta beneficios tanto a empleados como a la productividad, y es un atractivo para captar talento sénior.

El envejecimiento de la población conlleva múltiples cambios en las sociedades occidentales, entre ellos, en el propio tejido empresarial y las políticas de recursos humanos. Lejos de pensar que el talento es solo cosa de los jóvenes, cada vez hay más empresas que buscan captar el talento de la que se denomina la silver generation, o lo que es lo mismo, la generación de las canas. Cabe tener en cuenta que el 40% del consumo viene de personas mayores, o que el porcentaje de autónomos y emprendedores, es mayor en los mayores de 55 años, que en los menores de 30.

Sobre esta cuestión ha versado la última sesión de Ageingnomics, el ciclo de encuentros de la Fundación Mapfre, que pretende poner el foco en las nuevas oportunidades de la economía del envejecimiento. Elena Sanz, directora general de RRHH de Mapfre, insistía en que la captación del talento ha cambiado, ya que "los puestos que se ofrecen son los mismos, pero las habilidades que se buscan no". Y algunas de esas habilidades solo se adquieren con experiencia.

No solo cambia lo que buscan las empresas, sino también los empleados. Así Sanz destacaba que las personas a la hora de elegir una empresa valoran cada vez más "una mayor movilidad tecnológica, flexibilidad horaria y formación", además de empresas que apuesten por valores.

Uno de esos valores, precisamente en alza a la hora de captar talento senior, es buscar empresas saludables, que promuevan estilos de vida saludables y programas de apoyo que redunden en el bienestar y la salud de los empleados. En este sentido, desde Mapfre se destaca que "el modelo de empresa saludable aporta beneficios importantes tales como la motivación de los empleados, el orgullo de pertenencia y la retención del talento, entre otros". Todo ello es posible gracias a la puesta en marcha de iniciativas como la información a los empleados sobre enfermedades no trasmisibles como el cáncer, sobre salud bucodental o sobre concienciación sobre el VIH o iniciativas para ayudar a dejar de fumar, entre otras.

Abordaje psicosocial

El abordaje de la salud en el entorno laboral no solo conlleva mejorar la condición física, sino también cuidar de la salud psicosocial. A este respecto, cada vez son más las empresas que realizan actividades dedicadas a impulsar temas como la gestión del estrés, el aprendizaje de conductas positivas o herramientas de eficacia personal, así como temas relativos al apoyo psicológico de empleados y familiares.

Estas herramientas resultan fundamentales en un momento de cambio, como es el actual. El mismo viene marcado por el impacto que van a suponer las nuevas tecnologías, y la automatización de los procesos, que no eliminará empleos, sino que obligará a ciertos perfiles a reciclarse en busca de nuevas funciones, y nuevas oportunidades. También a la población de edad más avanzada.

Pero este cambio tiene su perspectiva optimista. Como apuntaba Luis Garvía, profesor de Finanzas de ICADE/ICAI, tradicionalmente las Economías de escala y las líneas de producción suponían que lo no encajaba "se desechaba", pero ahora "el sistema nos brinda más oportunidades". Como ejemplo citaba la figura de Stephen Hawking, que habría estado "desechado" para un trabajo mecánico, y que en cambio, las nuevas tecnologías permitieron conseguir que destacase. De esta forma el concepto de "discapacidad", unido incluso al envejecimiento, no tendría el mismo sentido en este nuevo marco laboral, donde ya no solo importa lo mecánico, sino lo creativo.

Nuevas tecnologías

En esta misma línea, Pilar Pons, directora de RRHH de IBM señalaba que las nuevas tecnologías no llegan para sustituir a las personas, "sino para aumentar la capacidad humana". De esta forma auguraba que "el 100% de los trabajos se va a transformar", por lo que "para evaluar y crecer profesionalmente tendremos que salir de la zona de confort".

Precisamente a este respecto, Antonio Ortega Parra, director general de Personas, Medios y Tecnología de Bankia, narraba desde su propia experiencia personal, como a los 55 años perdió su trabajo, y tuvo que reconvertirse adaptándose al sector de la tecnología. Y es que, pese a lo que puede parecer, las empresas donde hay más talento senior, es donde hay más innovación tecnológica, demostrando que el envejecimiento es un reto, pero no una barrera.

Fuente: http://www.diariodesevilla.es

Periódico


XHTML 1.0 - www.cofalmeria.com (2008) | Aviso legal | Webmaster