La hipertermia por fármacos, una toxicidad grave e infrarreconocida

25 de Marzo del 2019 | 109 lecturas


Expertos destacan a la luz de un informe que, aunque se estima que es poco frecuente, por ser muy desconocida y por la dificultad del diagnóstico diferencial muchos casos podrían pasar desapercibidos.

La hipertermia es un efecto adverso potencialmente muy grave de los medicamentos. Un artículo publicado en el boletín de información farmacoterapéutica Australian Prescriber repasa las evidencias sobre esta toxicidad poco conocida, ofrece pautas para un diagnóstico diferencial y señala los posibles agentes causales.

Entre los fármacos que afectan a la termorregulación están los antipsicóticos, los fármacos serotoninérgicos (especialmente cuando se toman en combinación), los simpaticomiméticos, los anestésicos y los medicamentos con efecto anticolinérgico.

No es lo mismo que fiebre

La hipertermia, a diferencia de la fiebre, no responde a una respuesta del hipotálamo sino a un fallo en los mecanismos de control de la temperatura, de forma que la producción de calor excede a su evacuación. Es lo que sucede ante una insolación o un golpe de calor.

El artículo explica que medicamentos que alteran los neurotransmisores noradrenalina, dopamina y serotonina pueden causar este aumento de la temperatura al afectar a la regulación del eje hipotalámico-hipofisario-suprarrenal.

Esta hipertermia no responde a los antipiréticos y puede complicarse con rabdomiolisis, insuficiencia multiorgánica y coagulación intravascular diseminada, que es un trastorno grave en el cual las proteínas que controlan la coagulación de la sangre se vuelven hiperactivas.

Dificultad en la identificación

María Perelló, responsable del Centro de Información del Medicamento del Colegio de Farmacéuticos (COF) de Barcelona, y José Manuel Paredero, miembro de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (Sefap), coinciden en que la frecuencia de la hipertermia y los síndromes asociados sería pequeña, pero alertan de que estas toxicidades, pese a su gravedad, no son fácilmente identificables.

La experta del COF explica que la hipertermia tras la exposición a fármacos “es una enfermedad farmacogenética, de carácter hereditario raro y prevalencia desconocida”. Paredero añade que, “según la información recopilada por los servicios de urgencias, no es muy frecuente, si bien no estarían acostumbrados a identificarla y puede haber infranotificación”.

El portavoz de la Sefap entiende que “es necesaria formación e información y quizá alguna nota informativa de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) para sensibilizar a los profesionales sobre este problema”.

Posibles causas

Establecer el diagnóstico correcto del paciente hipertérmico también es complejo ya que los síntomas incluyen distintas posibles causas, como sepsis, trauma, consumo de drogas, síndrome neuroléptico maligno, síndrome serotoninérgico, hipertermia maligna o síndrome simpaticomimético, describe Perelló.

Tampoco es fácil diferenciar entre los distintos síndromes asociados a este tipo de hipertermia porque los síntomas son a menudo inespecíficos: desde cambios en la presión arterial y excesiva sudoración a alteraciones en el estado mental, rigidez muscular, convulsiones y acidosis metabólica.

“Algunos de los síndromes descritos están muy ligados a determinados medicamentos, como por ejemplo los antipsicóticos al síndrome neuroléptico maligno; la hipertermia maligna a determinados anestésicos, pero el más relevante por su mayor probabilidad de producirse con la medicación actual es el síndrome serotoninérgico”, advierte Paredero.

Síndrome serotoningérgico

De los medicamentos asociados, resaltan por su mayor consumo los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (INRS) en combinación con fármacos como tapentadol y tramadol, así como otros antidepresivos como bupropión, duloxetina, amitriptilina y escitalopram. “Tambien es posible con combinaciones que incluyan ácido valproico, carbamacepina, ondansetrón, litio y otros opioides, como fentanilo, hidrocodona y oxicodona”, alerta el experto.

Por su gravedad, Perelló destaca entre estos síndromes relacionados con el aumento de la temperatura la hipertermia maligna. Aunque “raramente se produce, es potencialmente letal y se asocia a complicaciones graves como paro cardiaco, daño cerebral, hemorragia interna o fallo de otros sistemas orgánicos”.

Fuente: https://www.correofarmaceutico.com/

Periódico


XHTML 1.0 - www.cofalmeria.com (2008) | Aviso legal | Webmaster