Farmacias que ‘hablan’ idiomas, un plus de atención al paciente foráneo

02 de Abril del 2019 | 102 lecturas


Cada vez son más las boticas que buscan trabajadores que dominen otras lenguas para satisfacer las necesidades de sus clientes. El chino, el más buscado.

Quien tiene un farmacéutico chino, tiene un tesoro. Y si no que se lo digan a José Merodio, titular de Farmacia Merodio, en Usera, el Chinatown madrileño: “Cuando me quedé hace dos años con esta farmacia vi la necesidad de contratar a una persona de nacionalidad china para que atendiese las exigencias de esta población [en 2017 había censados casi 172.000], ya que el 50 por ciento de nuestros clientes son de esta nacionalidad. Para que pudiese entender los requerimientos y cultura de sus compatriotas, era imprescindible que supiera leer y escribir en este idioma; un requisito difícil de encontrar en chinos nacidos en España”, explica a CF.

Tras varios meses de búsqueda, Merodio contrató a una técnico oriental, y en noviembre de 2017 a Shuwen, una farmacéutica que nació en China y que estudió Farmacia en la Universidad de Sevilla. “Desde su incorporación, los chinos del barrio vienen a la botica buscando a Shuwen. Se sienten mucho más cómodos y le piden, entre otras cosas, que les explique las indicaciones que el médico les ha prescrito”, dice. Añade que, sobre todo en el Año Nuevo Chino, adquieren productos OTC (leches de fórmula, colágeno o vitaminas) para enviar a su país.

Si no queda más remedio…

Según Paloma Carpintero, directora general de la empresa de selección de personal Farmatalent, lo habitual es que los titulares no seleccionen a sus empleados en función del criterio de los idiomas, salvo que no les quede más remedio porque una parte importante de sus clientes son de otra nacionalidad. “En Marbella, por ejemplo, hay una colonia de alemanes y otra de rusos, pero resulta casi imposible encontrar farmacéuticos que dominen estos idiomas y se suele tirar de auxiliares o técnicos”. Reconoce, no obstante, que cada vez son más las oficinas que demandan profesionales que dominen ciertos idiomas, como el chino y el inglés, y que suelen pagar más allá de lo que marca el convenio sectorial.

Es el caso de Farmacia Catalunya (Barcelona), que debido a su perfil de cliente habla varios idiomas: inglés, árabe, italiano, alemán y francés. “Estamos en la Plaza de Cataluña, una zona muy turística que se llena de foráneos durante el fin de semana. De hecho, más de la mitad de las personas que entran a la botica son extranjeros o turistas nacionales, que nos suelen pedir solares o medicamentos para la gastritis. Nos hemos especializado en este tipo de cliente”, dice Nuria Espona Meser, su titular.

Algunas oficinas de farmacia premian con bonus a los trabajadores que dominan idiomas

Precisamente por esta especialización, solo contrata farmacéuticos a los que, además, les ofrece un bonus por dominar el inglés y también otros idiomas. “Es difícil encontrar profesionales que tengan un nivel alto de inglés, ya que no es habitual utilizarlo en botica. En nuestro caso, sin embargo, son muchos los extranjeros que entran a la farmacia porque les han robado o han perdido la maleta, y necesitan conocer la equivalencia de sus fármacos en España”, dice.

Dominar el francés es condición sine qua non para ejercer en Oui Pharmacie (Mardrid), donde el 10 por ciento de sus clientes son franceses que viven por la zona. Esta botica, que está muy próxima al Liceo Francés, exige que la mayoría de sus cinco empleadas despachen en este idioma. Al estar cerca de la Embajada China, su titular, Lorena Peñalver, dice que está buscando un farmacéutico que hable chino.

Finés en Fuengirola

En Fuengirola (Málaga) está asentada la mayor colonia de finlandeses de España (con más de 5.000 censados) y la segunda del mundo detrás de Suecia. Para dar un servicio ad hoc a esta población, Farmacia Central -que abre 24 horas todos los días del año- fue la primera en 2014 en contratar finlandeses que pudieran atender adecuadamente a sus congéneres.

“A pesar de que hay cierta rotación, en estos momentos tenemos en plantilla tres auxiliares de farmacia finlandesas que hemos formado nosotros mismos. Es cierto que sería perfecto contar con un farmacéutico que hablase finés, pero a pesar de haberlo intentado en reiteradas ocasiones, nos ha sido imposible encontrarlo”, se lamenta José Hurtado de Mendoza, su adjunto. Añade que desde la contratación de las tres auxiliares farmacéuticas es mucho mayor el trasiego de nórdicos por la botica: “Ahora viene un 50 por ciento más de finlandeses que antes. Suelen aprovechar nuestra hora de la comida, en la que apenas tenemos clientes españoles, para venir a la oficina”, asegura. En esta farmacia de la Costa del Sol, además, también atienden en otros idiomas, como inglés, sueco e italiano.

Fuente: http://www.correofarmaceutico.com

Periódico


XHTML 1.0 - www.cofalmeria.com (2008) | Aviso legal | Webmaster