Baja por embarazo: la nueva valoración del riesgo será de forma individualizada

19 de Junio del 2019 | 180 lecturas


Los peligros durante la gestación en las mujeres trabajadoras se analizarán caso por caso y no en función del tipo de trabajo realizado. Esto supone novedades y cambios con impacto que afectarán a los profesionales farmacéuticos.

Gestionar la maternidad en botica para cuadrar turnos y jornadas

El riesgo durante el embarazo es una situación protegida que consiste en una prestación que pagan las mutuas de accidentes a las empleadas de las empresas asociadas que se encuentran embarazadas y cuyo puesto puede resultar perjudicial con su estado de gestación. Hasta ahora, en empleadas de oficina de farmacia era a partir de la semana 22 de embarazo. Pero desde enero de 2019, la situación ha cambiado sustancialmente, pues el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) ha publicado una nueva guía para valorar el riesgo en el embarazo “que atenderá las situaciones de forma individualizada, acorde al puesto de trabajo concreto que desarrollan”, apunta Eugenio Fernández López, responsable del Departamento Laboral de Orbaneja Abogados.

En esta guía -fruto de la colaboración de las 19 mutuas colaboradoras de la Seguridad Social, los servicios de prevención y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)-, “se ha atendido fundamentalmente a criterios médicos, de manera que se han retrasado, en líneas generales, las semanas a partir de las que se concede la prestación y en algunos casos, incluso suprimido”, incide Fernández López.

Clasificación de los riesgos

Para José Gabriel De Alva Unceta, de TSL Consultores, “todo depende del informe sobre la Evaluación del Puesto de Trabajo que realice el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, donde se clasifican los riesgos en el puesto de trabajo, que la mutua tiene en cuenta y valora en su conjunto para declarar y certificar la situación de riesgo”.

Según Fernández López, la nueva guía contempla diversos riesgos posibles, como son sedestación y bipedestación, “que sí afecta a las empleadas de oficinas de farmacia”. Se distinguen dos tipos de bipedestación: estática y dinámica, y la segunda “sí afecta a una empleada de farmacia, que alterna la bipedestación con deambulación y sedestación”. En este apartado se distingue a las trabajadoras que prestan servicios a media y jornada completa, resaltando que “para estas últimas se aumenta bastante la semana del embarazo a partir de la que podrán solicitar su prestación, circunstancia que antes no se contemplaba”.

En cualquier caso, para la bipedestación dinámica se contemplan tres grupos en función del tiempo que se considere que se encuentran en este riesgo. “Vemos que para empleadas de farmacia se pasa de las 22 semanas actuales a la 30 en el caso más favorable y se suprime para jornadas inferiores a 20 horas semanales en las que la bipedestación activa se constate en menos del 33 por ciento de la jornada. Igualmente para todas las trabajadoras en las que la bipedestación dinámica ocupe igual o menos del 25 por ciento de su jornada, se suprime la posibilidad de suspender el trabajo por riesgo”, dice Fernández López.

A estos riesgos se suman otros relacionados con la manipulación de la carga: “En jornada de 20-40 horas semanales, por manipular cargas superiores a 10 kilos con repeticiones de 4 veces o más a la hora, a partir de la semana 20 se puede declarar en riesgo; y si son iguales o superiores a 4 kilos y hasta 10, con repeticiones de 4 veces o más a la hora, a partir de la semana 24”, dice De Alva Unceta. También los relacionados con la flexión de tronco, que según recoge la guía en jornadas de 20-40 horas semanales, si se produce repetidamente menos de 10 veces por hora el riesgo se sitúa en semana 20; y si se hace de forma intermitente de 2 a 10 veces por hora, en la 28.

Nocturnidad y turnos

Respecto a la nocturnidad y trabajos a turnos, apunta Fernández López, las trabajadoras embarazadas no se verán obligadas a realizar trabajos nocturnos (entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana) cuando se presente un certificado médico que lo desaconseje, por lo que se valorará cada caso.

En laboratorio, “los riesgos químicos y por radiaciones deben valorarse en cada caso, aunque en su mayoría supondrá un cambio de puesto de trabajo y, en caso de no ser posible, se suspenderá la actividad pasando a la situación de riesgo durante el embarazo”, señala Fernández López. En distribución y farmacia hospitalaria serán los servicios de prevención quienes valoren cada situación concreta.

En estos momentos, comenta De Alva Unceta, por norma general a partir de la semana 24 se puede declarar en situación de riesgo a las trabajadoras de una farmacia que estén a jornada completa, “ya que tanto auxiliares, técnicos en farmacia y farmacéuticos manipulan todas cargas superiores a 4 kilos, realizando repeticiones de 4 veces o más a la hora y, a la vez, también están más de 4 horas de pie”. En su experiencia, dependiendo del informe de la evaluación del puesto de trabajo, ya que tiene el peso más importante y la mutua utiliza como referencia, “damos trámite con carácter previo a partir de la semana 22/23 de embarazo para que se declare en situación de riesgo a partir la semana 24, en un caso de embarazo único o normal”.

Respecto a las gestiones, “lo primero es hacerlas con cierta antelación, no solo los trámites para que la mutua realice la evaluación y declare a la trabajadora en situación de riesgo durante el embarazo, sino también llevar un proceso de selección con anticipación para sustituir o reemplazar a la trabajadora embarazada, de manera que afecte en menor medida al sistema organizativo de la farmacia”. La sustitución mediante un contrato de interinidad, siempre que se realice con un trabajador con la misma categoría, jornada e inscrito como demandante de empleo, estará bonificada en Seguridad Social.

En 3 respuestas

¿Cuál es el cambio clave en la nueva forma de actuar?
El concepto del que se parte es el de la evaluación individualizada de la embarazada para determinar si existe riesgo en trabajo, sustituyendo al de la actividad de la empresa para la cual trabajaba.

¿Quién marca la pauta?
Será el criterio del servicio de prevención el que marque las pautas -al contrario de lo que ocurría hasta ahora-, que de forma automática al llegar a la semana 22 se cesaba en el trabajo por riesgo durante el embarazo.

¿De qué manera afecta a la empresa y cómo tiene que prever y actuar para desarrollar el proceso con normalidad?
En función de la evaluación de riesgos de sus puestos de trabajo, debe consultar al servicio de prevención que tenga concertado para que le indique en cada caso concreto a partir de cuándo podrá interrumpir su trabajo y pasar a la situación de riesgo durante el embarazo. Si en sustitución de la trabajadora en riesgo durante el embarazo contrata otro trabajador desempleado, tendría derecho a la bonificación de cuotas a la Seguridad Social de ambos.

Equiparación de permisos y mayor protección ante el despido, lo más novedoso del RDL 6/2019

Según Óscar Molina, de Durán-Sindreu, del RDL 6/2019, de 1 de marzo, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, se destaca la equiparación del permiso de paternidad al de la maternidad. Pasa de cinco a 16 semanas, de las cuales las seis primeras deberán disfrutarse obligatoriamente de forma ininterrumpida. Transcurridas, ambos progenitores podrán distribuir los periodos semanales en los que pretendan disfrutar el permiso de forma acumulada o interrumpida y siempre dentro de los 12 meses siguientes al parto. Dicha ampliación se realizará gradualmente: a partir del 1 de abril de 2019, 8 semanas de permiso; en 2020, 12, y en 2021, 16.

También se amplía el periodo de protección: “El despido será nulo tras haberse reintegrado al trabajo al finalizar el permiso de suspensión por nacimiento, adopción, guarda o acogimiento, si no hubiesen transcurrido más de doce meses”.

Por contra, se elimina la licencia retribuida por nacimiento de hijos contenida en el Estatuto de los Trabajadores, y sólo será exigible si así consta en el convenio o pacto colectivo aplicable, o, en su defecto, en el contrato individual.

Fuente: http://www.correofarmaceutico.com

Periódico


XHTML 1.0 - www.cofalmeria.com (2008) | Aviso legal | Webmaster