Piojos

30 de Noviembre de 2004


PEDICULOSIS
La pediculosis puede afectar a la cabeza (Pediculus humanus capitis), el cuerpo (P. humanus corporis) o la zona genital (Phthirus pubis). Los piojos de la cabeza y del pubis (ladillas) viven directamente en el huésped, mientras que el piojo del cuerpo vive en la ropa. La infestación es masiva en los medios superpoblados o en personas con una mala higiene corporal o sin ropas limpias. Los piojos corporales son vectores importantes de organismos responsables del tifus epidémico, la fiebre de las trincheras y la fiebre recurrente.
SÍNTOMAS Y SIGNOS
El P. humanus capitis se transmite por contacto personal y por objetos como los sombreros y los peines. Cualquiera que sea el nivel social, resulta más frecuente en escolares y menos frecuente en los pacientes de raza negra. Aunque se suele localizar en el cuero cabelludo, puede afectar a las cejas, las pestañas y la barba. El prurito es grave y se pueden producir escoriaciones en el cuero cabelludo, con posible sobreinfección bacteriana secundaria. Son frecuentes las adenopatías posterocervicales de tamaño moderado. En los niños la infestación limitada al cuero cabelludo puede determinar una dermatitis generalizada inespecífica. Se debe explorar el cuero cabelludo, si es posible con una lupa de aumento, y se reconocen las liendres (huevos) –de morfología ovoide, tamaño pequeño y coloración grisácea– fijadas a los pelos, a veces en gran cantidad. A diferencia de la caspa, no se pueden desprender y maduran, llegando al estado de piojo en 3 a 14 d. Los piojos se observan (con menos frecuencia que las liendres) alrededor del occipucio y detrás de las orejas.
El P. humanus corporis es poco frecuente cuando la higiene es buena. Se encuentran con facilidad las liendres y los piojos en la ropa interior porque los piojos habitan en las costuras de la ropa que se lleva pegada a la piel. Las liendres se pueden encontrar en los vellos corporales y en las fibras de la ropa. Siempre se produce prurito. Las lesiones son muy frecuentes en los hombros, las nalgas y el abdomen. La exploración demuestra presencia de puntos rojos pequeños producidos por las picaduras, que se suelen acompañar de marcas lineales por rascado, urticaria o infecciones bacterianas superficiales. Una complicación posible es la forunculosis.
El P. pubis se suele transmitir por vía venérea. Los piojos genitales (ladillas) suelen infectar el vello anogenital, pero pueden afectar otras zonas, sobre todo en las personas con mucho vello. Se debe explorar con cuidado la zona anogenital en busca de piojos, que pueden ser escasos y se parecen a las pequeñas costras de la dermatitis por rascado. A veces se observan los piojos en las pequeñas manchas azuladas de la piel, sobre todo del tronco. Las ladillas suelen estar unidas a la piel en la base del pelo. Un signo de infestación es la presencia de pequeñas manchas pardas oscuras diseminadas (excrementos del piojo) en la ropa interior, en las zonas de contacto con la región anogenital. Se pueden desarrollar con rapidez escoriaciones y dermatitis secundaria, a menudo por automedicación.

CONSEJOS FARMACÉUTICOS:
PREVENCION
La prevención de la pediculosis y la reinfestación incluye la enseñanza de una buena higiene a los niños y los adultos y evitar compartir los peines, cepillos, gorros, bufandas y ropa. En los adultos un comportamiento sexual responsable reduce el riesgo de infestación por ladillas, entre otras infecciones de transmisión sexual.
TRATAMIENTO
Los miembros de la familia y los contactos sociales próximos deben recibir tratamiento. En la actualidad el tratamiento de elección es la crema de permetrina al 5%. En la pediculosis se debe mantener el contacto con el fármaco durante 6 a 12 h antes de aclarar. La permetrina en concentraciones menores no resulta tan eficaz como la crema al 5%. Los piojos y las liendres se pueden eliminar mecánicamente con un peine en la mayoría de los casos. Se está produciendo un aumento en las resistencias a este fármaco. La ivermectina oral (dosis única de 200 mg/kg), que se está usando de modo experimental, ha resultado eficaz.
La tasa de fracasos con lindane (hexacloruro de g-benceno) y su neurotoxicidad siguen constituyendo un problema. La loción de malatión al 0,5% es un pediculicida eficaz. Los champús queratolíticos que contienen ácido salicílico pueden ayudar en el tratamiento de la pediculosis de la cabeza.
Utilizar los pediculicidas sólo cuando la infestación ha sido constatada, de este modo evitaremos tato los efectos secundarios como la aparición de posibles resistencias.
La ropa interior, ropa de cama, toallas, etc. deben lavarse con agua caliente (20 min. A 55º C) ya que los parásitos son sensibles a las altas temperaturas. Se recomienda el planchado a vapor por verse afectados por el calor húmedo. En el caso de aquellos artículos que no puedan calentarse se pueden desinfectar guardándolos en una bolsa de plástico hermética con la loción desinfectante durante 15 días, o bien para peines, adornos del pelo sumergirlos en la loción durante 10 minutos.
La infestación de los párpados y las pestañas puede ser más difícil de tratar; en general hay que eliminar los piojos con pinzas. Las aplicaciones de vaselina pueden matar o debilitar a los piojos de las pestañas. Se deben descontaminar las fuentes de infestación (peines, gorras, ropa de cama y de vestir) con aspiradora, lavado y planchado a presión o limpieza en seco. Las recaídas son frecuentes.
UTILIZACIÓN DE PEDICULICIDAS CAPILARES
Lociones
El uso de lociones suponen un mayor contacto con el cuero cabelludo, mientras que los champús se van con el aclarado del cabello.
Las lociones tienen mayor poder ovicida ya que el grado de penetración en el huevo es superior al de otras formas farmacéuticas.
Se aconseja no lavar la cabeza antes de la aplicación de la loción, ya que la grasa facilita la fijación del principio activo.
Aplicar la loción sobre el cabello seco frotando por toda la cabeza, sobre todo nuca y detrás de las orejas, teniendo especial cuidado de proteger la cara.
Cubrir la cabeza con un gorro de plástico y dejar actuar durante 6 u 8 horas.
El empleo de fuentes de calor (secadores) pueden inactivar el pediculicida (es el caso de la Permetrina). No usar toallas ya que absorben el producto.
Evitar lavar la cabeza hasta 12 horas después de la aplicación. Utilizar champú antiparasitario con objeto de reforzar la acción de la loción.
Peinar el cabello con un peine milpúas para eliminar piojos muertos y liendres.
En caso de reinfestación repetir la aplicación a los 7-9 días.
Las lociones hidroalcohólicas, además de ser poco aconsejables en niños pequeños, pueden provocar escozor si existen lesiones por rascado o dermatosis. Debe evitarse su aplicación en enfermos asmáticos ya que podrían desencadenar una crisis al evaporarse. En estos pacientes se prefiere la utilización de champús o lociones acuosas.
El agua de las piscinaspuede reducir la actividad de las lociones por lo que se aconseja la utilización de gorro de baño.


Champús

Aplicar el champú frotando por toda la cabeza e insistiendo en la nuca y detrás de las orejas. Repetir la operación y dejar actuar durante 10 minutos. Aclarar con agua. Puede recomendarse un aclarado final con vinagre y agua en una proporción de 1:2, el vinagre ayuda a deshacer la sustancia cementante que adhiere las liendres al cabello.
No es aconsejable utilizar agua muy caliente debido al riesgo de inactivación parcial del principio activo.
Repetir la aplicación del champú dos o tres veces, con intervalos entre ellas de mínimo tres días.

Crema

Tras lavar la cabeza con champú normal, secar con una toalla. Aplicar ahora la crema y esperas 10 minutos antes de enjuagar con agua. Secar el cabello al aire libre. En caso necesario repetir el tratamiento al cabo de una semana.

Centro de Estudios e Información del Medicamento del Colegio Oficial de farmacéuticos de Almería

17 septiembre 2004


XHTML 1.0 - www.cofalmeria.com (2008) | Aviso legal | Webmaster